El ayuntamiento prohíbe la publicidad de escorts en Barcelona

Publicidad escorts en Barcelona

El equipo de gobierno ha decidido prohibir los anuncios dedicados a chicas de compañía. Pese a que son muchos los anuncios que encontramos por internet relacionados con esta temática, el gobierno ha decidido que la marca Barcelona puede verse afectada por este tipo de negocio. Son muchas las chicas de este sector que han puesto el grito en el cielo. No es prostitución, argumenta Eulalia Roig, empresaria de catalana con un negocio de escorts en Barcelona, más concretamente en el barrio de Sarria.

Hay que entender este negocio cómo algo completamente licito y sin tanto prejuicio.

Tampoco los publicistas no entienden la reacción de consistorio barcelonés.

No entendemos cómo es posible que un sector que nos aporta tanto dinero y que no hace daño a nadie pueda ser perjudicial para la marca de la ciudad condal. Cuesta entender el razonamiento de los políticos. La publicidad y las escorts siempre han ido de la mano. Una escort no es una persona que se prostituye por la calle, tiene ciertas garantizas de calidad, profesionalidad y discreción. La persona que acude a este tipo de empresas es una persona que necesita compañía, que se siente sola y quiere sentirse respaldad por el apoyo de otro ser humano. No somos máquinas que únicamente nos dedicamos a producir y consumir, necesitamos ser respetados y ser queridos. Porque al final, se trata de eso, del amor que cada uno puede recibir de otras personas. Por eso, cuando el ayuntamiento decide tomar represalias con el sector publicitario, en verdad lo que está consiguiendo es que unos respetados empresarios vayan a la clandestinidad. Tengan que ser repudiados de la sociedad sin sentido alguno.

Sarria, el Born, Ciutat Vella, todos los barrios de Bcn necesitan por igual compañía. ¿Qué es mejor? estar en la calle para conseguir clientela o poner un anuncio de forma respetuosa y no tan invasiva¿ Porque al final, no tenemos que olvidarnos de que las escorts difieren mucho de las prostitutas, yo nunca contrataría una mujer de dudosa reputación, pero si una profesional de la compañía. No nos engañemos, no todo el mundo tiene el físico de Cristiano Ronaldo, y no todo el mundo tiene acceso al mismo tipo de mujeres, así que, porque no pagar por una fantasía que puede alegrarse en un momento que tu vida está estancada. Así que, desde este blog le decimos claramente al gobierno, ¡No a las prohibiciones sin sentido! ¡No a despreciar y denigrar a las personas! ¡No a el autoritarismo democrático! Y SI al amor y cariño que ofrecen las escorts en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *