El recurso sexual y erótico dentro de la publicidad

Como todos bien saben, existen diversas formas para captar la atención del consumidor. En la actualidad, recibimos cientos de mensajes publicitarios desde que nos despertamos, por eso es muy común que una marca, servicio o producto pase desapercibido en algunos casos para los ojos del consumidor. Pero para evitar caer en esto los publicistas utilizan recursos que están relacionados con los instintos o sentimientos de las personas para generar vínculo emocional con ellos o con algún momento de su vida, y de esa forma lograr mantener la atención y causar el efecto requerido en los clientes.

Los recursos sexuales y eróticos son los más utilizados por varios comerciantes para conseguir que el mensaje de su producto se vea y se recuerde por el público. Usar lo erótico y lo sexual en la publicidad está justificado en la estructura del cerebro humano, pues en el sexo se hacen varias combinaciones de sensaciones y sentimientos, pero además intervienen otras cuestiones físicas despertadas por el deseo o libido sexual de las personas.

Creo que nos enfrentamos a una época, en donde el sexo es uno de los temas más buscados y que solo basta poner algún anuncio relacionado con el erotismo y el sexo en el periódico para que cause impacto, aunque esto ha ido mermando. Los anuncios con exceso de carga sexual al parecer no suelen producir el mismo efecto que causaron en los años 80’s y 90’s.

Observar cuerpos desnudos ya no es una sorpresa para nadie. Los consumidores han perdido la ingenuidad y simplemente ya no tienen la idea de que comprar un coño, reloj o perfume determinado terminará yendo a la cama con esa hermosa mujer, que es inalcanzable y exuberante, que mostraron en el anuncio. Debemos comprender que ya hubo un cambio social. De manera que, el uso en exceso de imágenes con cargas eróticas no tan solo es un recurso mal utilizado, sino que además puede ser contraproducente. El consumidor en la actualidad solo quiere recibir el mensaje de la publicidad, quiere mantener un diálogo con la marca, y si algo no le parece correcto, realizara alguna crítica a través de las redes sociales.

Por otra parte, existen muchos productos que intrínsecamente están relacionados con el sexo, como los condones, la ropa interior, las cremas, aromas, el viagra, etc. Que inevitablemente tienen que ser publicados con temas sexuales-erótico para poder promoverlos y el consumidor ve los mensajes como algo lógico. Algunos de ellos son los que menos apelan a las imágenes eróticas o a los cuerpos desnudos, con creatividad e ingenio otros son grotescos y corrientes, que consiguen la atención del consumidor y eso es algo realmente fantástico.

Además, contamos con aquellas campañas donde la empresas basan su estrategia en el factor erótico para crear controversia, polémicas y críticas, llegando incluso a la censura y, al final, son ellos de los que más se habla. En algunos casos estos anuncios publicitarios fueron creados con este fin y si están hablando de ellos, a pesar de la crítica consiguieron su objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *