Una buena publicidad puede informar de forma directa las tarifas de luz

Las facturas de luz han aumentado hasta un 10% en los últimos años, según diversos análisis realizados. Por ejemplo, una familia podía tener un gasto de 47 euros al mes en electricidad, con un consumo de 366 kWh y una potencia de 4,4 kW, pero hoy en día alcanza los 80 euros. Estos analisis aseguran que las tarifas luz pueden encarecer unos 100 euros al año. Para muchos se mantiene la duda del por qué sube la luz, a lo que se puede responder que una de las razones son las olas de frío las que aumentan el consumo eléctrico, por ende incrementado la demanda. Para hacer frente a esta situación, las empresas eléctricas necesitan incrementar su producción utilizando medios más caros como encender una central térmica.

La situación referida incrementa los costos de producción, por lo que el precio de la energía aumenta exponencialmente. Por otro lado, el elevado precio también se le puede atribuir a factores meteorológicos. La energía más económica es la eólica y la hidráulica, pues además del viento y el agua no se necesita más energía. Cuando no llueve, el agua es escasa y tampoco hay mucha presencia de viento, lo que determina la producción de más electricidad a partir de combustibles fósiles como gas y carbón, resultando más costoso y disparando los precios en el mercado mayorista. Por motivos de seguridad, en algunos países como Francia, se han paralizado 20, de 58 centrales nucleares que generan el 78% de electricidad y se han visto obligados a importar electricidad de otros países.

Dicha situación conduce a un aumento de la demanda, por lo que automáticamente suben los precios. El precio de la luz se fija diariamente a partir del mercado mayorista, con un día de antelación.

El funcionamiento de estos sistemas es sencillo, ya que se hace una previsión de cuanta electricidad puede consumirse en todas las horas del día siguiente. Por cada hora, se cubre la demanda con la oferta más barata, pero el precio de la tecnología es el que decide el importe final. Gracias al precio ofertado por las centrales de carbón y de gas, es que se obtiene el resultado de la tarifa de luz. Pero surge una importante interrogante:influye en algo no utilizar electrodomésticos en las horas más caras?

En un principio se podría decir que no, ya que el precio mayorista de la electricidad puede ser hasta un 35% del recibo final, siendo el restante 25% impuestos y los conocido peajes, los cuales fija el gobierno y corresponden  a un 40%. La tarifa de peaje se determina en base a la potencia contratada, y si se tiene o no tarifa de discriminación horaria. Con este concepto se paga por la utilización de las redes de transporte distribución y otros costes regulados. Si no cuentas con un contador digital de telegestion, la compañia eléctrica te aplicará unos perfiles de consumo preestablecidos y no importa la hora en la que consumas electricidad ya que el contador no lo detecta.

Deja un comentario