Viabilidad de la publicidad exterior sostenible

Así como en distintos espacios públicos se observan mensajes para hacer un amarre de amor casero, las grandes ciudades están saturadas de publicidad exterior, por lo que se plantea la necesidad de generar publicidad exterior sostenible pero ¿qué se entiende por ello?  En términos generales se puede entender como aquellos soportes con un mensaje publicitario que se colocan en espacios públicos, bien sean abiertos como una plaza o una calle; o cerrados como un centro comercial.

La publicidad exterior sostenible busca como objetivo principal aportar beneficios sociales y ambientales para la sociedad, así como económicos y reputacionales para los anunciantes que son responsables de la misma, lo que permite que se perpetúe en el tiempo a través de la creación de valor compartido para todos los involucrados en su puesta en marcha.

Ahora bien para entender mucho más lo anteriormente citado, es importante tener claro lo que significa perpetuación en el tiempo y valor compartido. El primero de ellos hace tiene que ver con el interés que este tipo de publicidad por ser sostenible en el tiempo, es decir, por calar y mantenerse desde el aspecto social, medioambiental y económico en la sociedad en la cual se hace partícipe, a través del valor compartido entre el anunciante y el consumidor. En pocas palabras, se busca un aporte al ciudadano pero con beneficios que que van allá del comercial. 

Necesidad de la publicidad exterior sostenible

Es muy simple, lo que se busca es evitar la privatización del espacio público y así mismo en esta misma línea evitar la contaminación de las ciudades producto de la exagerada y desbordada publicidad exterior. Un ejemplo de ello, es como la saturación publicitaria provoca sensación de dejadez y abandono de las ciudades provocando al final un daño casi irreversible de su atractivo estético. 

Otra de las consecuencias que provoca este tipo de publicidad exterior desmedida, es la contaminación lumínica la cual afecta de manera directa a los ecosistema de especies animales y la salud de los ciudadanos. .El investigador Fernando Olivares indica que los efectos en la salud van desde daños en el sistema nervioso, dolores de cabeza, desequilibrio mental o emocional, así como distracciones para los conductores que inciden en el incremento de accidentes de tráfico.

Por lo tanto, es innegable la necesidad de que se propicie publicidad exterior responsable. Sin embargo no es una tarea simple, pues no solo hablar de que la publicidad sea respetuosa con el medio ambiente, las prácticas y elementos asociados a esta deben crear valor compartido para ambas partes (sociedad y anunciante), reducir la huella ecológica, así como el desarrollo de un aporte cultural y simbólica en los espacios públicos en los que se presente.

Una manera de lograr esto sería mediante la creación de publicidad que sea sostenible con el paisaje urbano desde una perspectiva visual, económica y ecológica, por medio de la distribuir de manera controlada y ordenada. De esta manera es posible configurar una publicidad que vaya un paso más allá no solamente vendiendo valores relacionados a la responsabilidad y la sostenibilidad ambiental y social, sino que los ponga en práctica al demostrar que el fin último de esa publicidad no es solamente el beneficio económico, sino el social y el ambiental.

Deja un comentario